Los Créditos Rápidos, una opción al alcance de todos

Nuestros padres y abuelos nos enseñaron desde muy temprano que era necesario ahorrar y guardar dinero para cubrir algún imprevisto; un consejo sabio pero que a veces resulta insuficiente ante la situación actual de incertidumbre económica y crisis financiera que se vive en el mundo, particularmente en España donde un gasto inesperado relacionado con una enfermedad, reparación de la vivienda o el coche puede desequilibrar seriamente el presupuesto familiar.

 

Una opción de emergencia en estos casos es solicitar auxilio financiero a algún amigo o familiar pero ¿están todos solventes como para socorrernos?, ¿estarán dispuestos a darnos un préstamo?, aunque algunos corran con esa suerte lo más probable es que sea extremadamente difícil conseguir el dinero que necesitamos por esta vía pero por fortuna los Créditos Rápidos On Line son un salvavidas que está al alcance de todos.

 

Prácticamente sin papeleo, sólo con ser ciudadano español, tener una copia del DNI, estar trabajando y ser titular de una cuenta bancaria cualquier ciudadano de España puede tener acceso a un Crédito Rápido que le permita solventar una emergencia o imprevisto financiero.

 

¿Cómo solicitar un Crédito Rápido?

Cómo solicitar un Crédito RápidoHasta no hace mucho tiempo los préstamos eran territorio de los bancos donde un sinfín de requisitos hacía que los créditos fueran rápidos y fáciles para quienes tenían más dinero mientras que los menos favorecidos resultaban en muchas ocasiones excluidos de los mismos; en el siglo XXI esto ya es historia debido al gran auge de los Créditos Rápidos En Línea, una opción avalada por decenas de empresas serias y bien reglamentadas que le dan la opción a cualquier ciudadano español de tener acceso a un crédito de manera casi instantánea.

Solicitar un crédito rápido en línea es un proceso fácil e intuitivo, basta ubicar en internet la empresa de nuestra preferencia, completar un formulario y anexar los documentos básicos necesarios (DNI, constancia de trabajo) para optar en menos de 24 horas a un crédito que puede oscilar entre 50 y 600 € los cuales deberemos pagar (junto al respectivo interés) en un plazo predeterminado cuando solicitamos el préstamo.

La opción de un crédito rápido es una gran ayuda de emergencia que puede sacarnos de una dificultad económica casi por arte de magia, por ello debemos hacer uso racional del mismo teniendo siempre en cuenta que se trata de una cantidad de dinero que nos ayuda en este momento pero que nos genera compromisos de pago y responsabilidades a futuro.

Dado que se trata de un préstamo a corto plazo el cual debe ser devuelto sin un gran margen de tiempo el crédito rápido implica que debemos organizarnos de manera tal que una vez resuelta la situación que nos llevó a solicitarlo podamos devolver el capital recibido más los intereses generados sin retrasarnos; si bien el crédito rápido es un tipo de instrumento financiero no garantizado (no ponemos como garantía nuestros bienes como el piso o el coche) no es conveniente retrasarse en el cumplimiento de nuestras obligaciones crediticias dado que podría tener consecuencias negativas a largo plazo.

 

 

Cuando hablamos de créditos en línea la confianza lo es todo

Cuando hablamos de créditos en línea la confianza lo es todoA diferencia de los bancos tradicionales que antes de dar el primer Euro exigen gran cantidad de papeles y avales que garanticen que de alguna forma vamos a devolver el dinero recibido, las compañías de préstamos rápidos o préstamos de emergencia en línea basan su operación en la confianza; si bien se realiza un estudio previo para permitir saber si un candidato es apto o no para un crédito de emergencia los requisitos solicitados son tan básicos que prácticamente cualquier persona tiene acceso a estos préstamos en línea, sólo basta estar trabajando y tener DNI para calificar en muchos de los portales que ofrecen este servicio de créditos pero lo realmente importante a largo plazo es la reputación que creemos y nuestro historial con la institución donde decidamos aplicar por uno de estos créditos expresos.

La reputación y confianza son tan importantes en este tipo de relación financiera que existe un sistema piramidal para ir accediendo a distintas sumas; así (dependiendo de la empresa) el primer crédito puede ser de 50 €, el segundo (una vez que hemos saldado el primero) puede llegar al doble de esa cantidad y así sucesivamente hasta máximos de 600 o más Euros; la reputación es nuestra mejor carta de presentación a la hora de solicitar un crédito rápido.

 

Tan importante es nuestro historial que un proceso rápido puede convertirse en algo instantáneo, así en un mismo portal de créditos en línea un cliente nuevo podría demorar hasta 24 horas para disponer de los fondos solicitados en su cuenta bancaria mientras un cliente con una reputación impecable podría tener acceso a la misma suma en tan sólo 5 minutos, sin duda alguna vale la pena demostrar que somos buenos pagadores dado que es la mejor manera de retribuir la confianza que recibimos de parte del prestamista cuando decidió aprobar un crédito rápido para nosotros con nuestra palabra como garantía.